Show simple item record

dc.contributor.authorCarrión, Julio F.
dc.contributor.authorZárate, Patricia
dc.contributor.authorSeligson, Mitchell A.
dc.date.accessioned2013-05-28T19:49:32Z
dc.date.available2013-05-28T19:49:32Z
dc.date.issued2010
dc.identifier.citationUSAID, IEP, Vanderbilt Universityen_US
dc.identifier.isbn978-0-9846260-9-0
dc.identifier.urihttp://hdl.handle.net/123456789/669
dc.description.abstractLa crisis financiera global frenó temporalmente el impresionante ciclo de crecimiento económico que el Perú tuvo desde 2002. Pero a pesar del estancamiento registrado en 2009, el país parece destinado a una rápida recuperación económica. El pronóstico actual es que la economía peruana crecerá en 6.8% en 2010, aunque probablemente el crecimiento sea un poco mayor considerándose que la economía creció en más de 10% entre abril y junio de este año. Dado que la desaceleración del crecimiento en 2009 no alcanzó niveles dramáticos (especialmente cuando se lo compara con el crecimiento negativo registrado en otros países de la región) los efectos sobre el conjunto de la población no han sido tan severos como lo fue durante las crisis anteriores. Aaunque la crisis tuvo un modesto impacto en los niveles de empleo, su mayor efecto fue en la reducción de los sueldos, que es la remuneración típica de la clase media (los salarios se vieron afectados en menor grado y por menos tiempo). Pero incluso en los sueldos, el impacto de la crisis no ha sido muy severo. Más aún, la crisis global no tuvo un impacto significativo en los niveles de pobreza total en el Perú, los cuales se redujeron (aunque a menor velocidad que antes) entre 2008 y 2009. Es claro que, afortunadamente para la democracia peruana, la crisis global tuvo un impacto limitado en la economía del país y su efecto —según la información existente— ha sido temporal. Pero los efectos de la crisis, aunque modestos, no han alcanzado a todos por igual. Laa encuesta encuentra que las personas residentes en las áreas rurales y aquellas que poseen una menor riqueza material declaran una mayor disminución en sus ingresos que aquellos que residen en las zonas urbanas o tienen una mayor riqueza material. La pregunta central del estudio, dado el contexto en el que se realizó, es ¿en qué medida ha influido la crisis económica global en el apoyo ciudadano a la democracia y las prácticas democráticas? La respuesta parece evidente, dado que la crisis económica global —como hemos argumentado— no ha tenido un impacto significativo en el Perú. En efecto, cuando se comparan las actitudes frente a la democracia, los principios democráticos, y las prácticas democráticas, encontramos pocas diferencias entre 2010 y 2008 y, por lo tanto, debemos concluir que la crisis global no ha tenido un efecto importante en las actitudes frente a la democracia en el Perú. Pero la conclusión anterior no necesariamente debe ser motivo de entusiasmo.en_US
dc.language.isoesen_US
dc.publisherUSAID, IEP,en_US
dc.subjectDemocraciaen_US
dc.subjectCondiciones económicasen_US
dc.subjectSistema políticoen_US
dc.subjectParticipación ciudadanaen_US
dc.subjectCorrupciónen_US
dc.subjectDelincuenciaen_US
dc.subjectGobiernos localesen_US
dc.subjectDiscriminación étnicaen_US
dc.subjectConflictos socialesen_US
dc.subjectPartidos políticosen_US
dc.titleCultura política de la democracia en Perú, 2010 : consolidación democrática en las Américas en tiempos difícilesen_US
dc.typeBooken_US


Files in this item

Thumbnail

This item appears in the following Collection(s)

Show simple item record